Portabebés ergonómicos

A la hora de adquirir un portabebés, lo más importante es que cumpla los siguientes requisitos:

Portabébes ergonómicos

  • Que la posición del bebé sea la correcta: piernas formando una M (en ranita, con las rodillas más altas que el culete y la pelvis basculada para que el bebé esté “sentado” y no “colgado”) y espalda formando una C (curvada, no recta).
  • Que se pueda ajustar al bebé de manera que quede bien pegadito al cuerpo del/a porteador/a (es decir, que si te agachas, el bebé no se despegue prácticamente de tu cuerpo).
  • Que el bebé quede suficientemente alto (que puedas siempre que quieras darle un besito sin tener que agacharte) de manera que el peso se reparta bien sobre tus caderas y no cargues las lumbares.
  • Las tiras de los hombros deben ser anchas para que el peso se reparta bien por tu espalda y no te duela.
  • Las tiras de los hombros no deben quedar cerca del cuello, deben poder colocarse encima de los hombros o entre el cuello y el hombro para que no se cargue la zona del cuello.

Cuando un portabebés cumple estos requisitos se dice que es ERGONÓMICO, tanto desde el punto de vista de la ergonomía del bebé como del porteador. 


A veces nos encontramos con mochilas que, aunque a veces se autodenominen “ergonómicas” no lo son, ya que no cumplen los requisitos arriba mencionados, son las llamadas popularmente “colgonas”. En ellas los niños van literalmente “colgados” con la espalda recta (no redondita) y las piernas estiradas, la postura “en ranita” aquí no es factible y la cadera adquiere una postura no fisiológica, resultando crítica sobre todo en los primeros cuatro meses. Una posición estirada significa que la cabeza del fémur no encaja centrada en el acetábulo, lo que puede producir malformaciones. Además, el peso del bebé recae sobre sus genitales y no sobre su culete, lo que no es lo adecuado (sobre todo en los niños).

La posición correcta: postura “en ranita”

Porteo ergonómico: Postura de ranita


En un portabebés ergonómico las piernas del bebé están abiertas abrazándote la cintura con ellas, la cadera del bebé debe quedar flexionada y las rodillas a una altura ligeramente superior a las nalgas, haciendo que la cabeza del fémur quede bien encajada dentro del acetábulo de la cadera y en la posición fisiológica correcta. La pelvis está basculada y el bebé está “sentado”. Esta postura de porteo es la más adecuada, es la posición que de forma natural adoptan los bebés para proteger la formación de su cadera y previene problemas posteriores en la articulación. Además ayuda a solucionar problemas leves de displasia de cadera.

Cuando se trata de un recién nacido o incluso de un bebé prematuro, a veces nos da “apuro” abrirle las piernas para adoptar esta posición. Lo que debemos hacer en este caso es subirle las rodillitas y bascular la pelvis formando una eme con sus piernas y con la espalda curva, de forma que el bebé esté sentado aunque sus piernas no queden abiertas. Realmente esta posición es la que los bebés adoptan por sí mismos naturalmente cuando les pones en tu regazo.

Portabébes ergonómicosPor otro lado, los bebés deben colocarse pegados al pecho del porteador, nunca deben ser colocados mirando hacia delante (“cara a la marcha”). Esta postura no es adecuada aunque la veamos en algunos tipos de las mochilas “colgonas” debido a que obliga a curvar la espalda del bebé en sentido contrario al fisiológico y  lo deja expuesto a excesivos estímulos directos, sin posibilidad de refugio.  Si el bebé se sienta mirando hacia fuera en el portabebés, los tirantes echan sus hombros hacia atrás, provocando una postura demasiado erguida. En el peor de los casos, esta postura, en combinación con la posición estirada de la articulación de la cadera, fuerza la lordosis o curvatura lumbar. Además es incómodo también para el portador, ya que el bebé tiende por la forma de su columna a separar su cuerpo de quien lo lleva lo que desplaza el eje de gravedad de este último, obligándole a modificar su postura correcta con las consiguientes molestias de hombros y espalda y sobrecarga del suelo pélvico. Es decir, esta postura “cara a la marcha” no es ergonómica ni para el niño ni para el/la porteador/a. Más información en:

redcanguro.files.wordpress.com/2008/05/nocaraalmundo111.pdf

Una vez que el bebé pesa más de 8 kg podremos también llevarlo a la espalda (como si de una mochila convencional se tratase) adoptando la misma posición en ranita, es decir, sentado sobre su culete y abrazando con sus piernas la cintura del/a porteador/a. Y a partir de los 6 kg (o cuando sujete la cabeza) algunos portabebés ergonómicos como la mochila manduca te permiten también sentar al bebé en tu cadera lateralmente adoptando siempre la misma posición.

Tipos de portabebés ergonómicos

Hay muchos tipos de portabebés ergonómicos en función del uso que les quieres dar, la edad y/o el peso del niño/a, la sencillez de colocarlos, el tiempo que queremos usarlos, la versatilidad... Nosotros nos hemos centrado en aquellos que recomendamos para las distintas etapas. Aquí te explicamos las ventajas y desventajas de cada uno de ellos.

¿Qué fular necesito?

Fular portabebés

El fular elástico

Portabébes erogonómicos

Los fulares  son los portabebés más adecuados para los recién nacidos y bebés prematuros. Se trata de una larga pieza de tela (normalmente de algodón y elastán) de unos 5m de largo que sirve para ajustar al bebé a la posición deseada mediante distintos nudos (posiciones de atado). Encontramos diferentes calidades en función del tipo de tela. El peso recae en diferentes zonas del cuerpo del portador, dependiendo de la posición elegida.


La ventaja del fular elástico frente al fular tejido es que permite una mayor facilidad de uso ya que con el nudo preanudado puedes anudarte tranquilamente el fular y después meter al niño (en el fular tejido debes ajustarlo con el niño encima, al no ser elástico) o sacar y  meter al bebé sin necesidad de tener que poner y quitarte el fular cada vez. También permite, sin necesidad de desanudarlo, poder darle el pecho.

Debido a la elasticidad de la tela se recomienda el uso hasta los 9-10Kg aproximadamente (aunque algunos fabricantes dicen que hasta los 14-15kg) a partir de ese peso puede no aportar el ajuste necesario y que ya no resulte tan cómodo portear, ya que el movimiento del bebé al moverte te resultará más incómodo para la espalda.

Al conseguir un ajuste perfecto es uno de los portabebés más cómodos para el porteador/a, ya que se reparte el peso perfectamente por toda la espalda.

Ventajas:

  • Es, junto con el fular tejido, el portabebés más versátil, permite distintas posiciones que pueden adaptarse tanto a la situación como al crecimiento del bebé.
  • La sujeción es óptima con un poco de práctica.
  • El cuerpo del bebé va perfectamente pegado al del portador, garantizando una correcta sujeción.
  • Permite el preanudado lo que le hace más sencillo de colocar que el fular tejido.

Inconvenientes:

  • El hecho de que sea una tela de gran longitud, así como el tema del anudado, puede hacer que no resulte atractivo para algunas personas que prefieran algo más sencillo o rápido de colocar. En este sentido, hay productos híbridos entre fular elástico y mochila como la” Caboo” que solucionan este inconveniente, pues se trata de un fular elástico donde la estructura ya viene hecha y solo tienes que ponértelo como una camiseta y ajustarlo con un sistema de anillas.
  • Los fulares elásticos no están recomendados para bebés y niños de un cierto peso, prefiriéndose en ese caso los no elásticos.
  • Dan calor en verano, pero hay opciones como los fulares de malla o fil’up (con agujeritos) especiales para portear en verano.

El fular tejido

El fular tejido, al igual que el elástico es uno de los portabebés más adecuados para recién nacidos y bebés prematuros y perfecto para practicar el método canguro. Se trata de una larga pieza de tela (unos 4,6m) que sirve para ajustar al bebé a la posición deseada mediante distintos nudos (posiciones de atado). Encontramos diferentes calidades y tipos de tela (más fina o más gruesa, en función de las condiciones climatológicas). La tela adecuada en fulares no elásticos es aquella que cede solamente en sentido diagonal, sin ceder de manera transversal o vertical para un ajuste perfecto del bebé al cuerpo del/a porteador/a.

Portabébes eronómicosEn el caso del fular tejido el ajuste es perfecto hasta el fin del porteo (20 kilos ó 3-4 años), e incluso aguanta mucho más peso.

Permite realizar una gran cantidad de nudos diferentes, delante, en la espalda, en la cadera, etc.

Para meter y sacar al bebé es necesario desanudar, pero en el momento en que se ha cogido un poco de práctica se hace de una forma bastante rápida.

Al conseguir un ajuste perfecto es uno de los portabebés más cómodos para el porteador/a, ya que se reparte el peso perfectamente por toda la espalda. Es el portabebé más versátil debido al gran número de posiciones que permite, y el más adecuado fisiológicamente hablando.

Ventajas:

  • Es el portabebés más versátil, permite infinidad de posiciones que pueden adaptarse tanto a la situación como al crecimiento del bebé.
  • La sujeción es óptima con un poco de práctica.
  • El cuerpo del bebé va perfectamente pegado al del portador, garantizando una correcta sujeción.
  • Dura desde el inicio del porteo (incluso con bebés prematuros) hasta los 20 kilos o 4 años o hasta que tu espalda aguante el peso.

Inconvenientes:

  • Es necesario practicar las diferentes posiciones para adquirir soltura.
  • El hecho de que sea una tela de gran longitud, así como el tema del anudado, puede hacer que no resulte atractivo para algunas personas, que prefieran otros medios de ajuste.
  • Dan calor en verano (aunque no tanto como los elásticos), pero hay algunos de tipo “ligero” más aptos para climas cálidos.

La bandolera


Bandolera portabebés

Se trata de una tela que lleva unidos sus extremos mediante unas anillas, permitiendo ajustar la medida a las necesidades de cada momento. El peso se reparte por la espalda y un sólo hombro. Existen bandoleras de diferentes tejidos y modelos (de tejido de fular, ligeras, para baño…) Es un portabebés muy fácil y rápido de usar, siendo recomendado su uso desde el nacimiento hasta el final del porteo (hasta que aguantes el peso). Permite diferentes posturas: tumbado, sentado, a la cadera, delante y en la espalda.
Todo el peso recae sobre un hombro consiguiendo un ajuste perfecto, resulta un portabebés muy práctico y cómodo (por su facilidad de uso) pero para portear durante períodos muy largos puede resultar más incómodo en el caso de portear a niños/as más mayores para los porteadores que un fular, mochila o mei-tai.

Ventajas:

  • Gracias al sistema de anillas podemos ajustarla a las diferentes medidas necesarias. Por ejemplo, cuando la usa más de un portador o dependiendo del peso y tamaño del bebé o del grosor de las prendas que vista quien la lleve.
  • Es muy sencilla de utilizar e ideal para favorecer la lactancia de una manera cómoda y discreta.
  • Es de uso muy sencillo también para recién nacidos, en posición tumbada (que, aunque no es la óptima para transportar a un recién nacido, puede ser muy interesante para favorecer la lactancia). Permite también llevarle en posición erguida sobre el pecho del portador, igual que el fular.
  • Permite ajustar la tela perfectamente alrededor del cuerpo de bebé y portador, de manera que el peso se reparta uniformemente y el niño quede correctamente sujeto.

Inconvenientes:

  • Debido a que el peso recae en su mayor parte sobre un sólo hombro, es necesario ajustar la tela cuidadosamente para asegurar la máxima comodidad al portador. 
  • Aun así, para trayectos largos no es recomendado su uso ya que carga el peso sobre un lado de la espalda.
  • Si se comienza a usar con niños ya mayorcitos, podemos notar algo de incomodidad muscular o cansancio los primeros días, por la falta de costumbre (cosa que no ocurre cuando les hemos porteado desde pequeños).

Las mochilas ergonómicas

Mochila portabebés ergonómica

Las mochilas ergonómicas son los portabebés más fácil de usar y, a diferencia de las mochilas de marcas comerciales tipo “colgonas”, permiten una posición correcta que respeta la fisiología del bebé y resulta más cómoda para el porteador/a.


El uso recomendado de las mochilas ergonómicas es a partir de los 4-5 meses de edad, aunque algunas de ellas (como la manduca o la boba 4G) incorporan un reductor para permitir su uso desde el nacimiento (o desde los 3,5kg para ser más exacto). Con bebés recién nacidos es más adecuado el uso del fular pero lo importante es la posición del bebé que en el caso de las mochilas ergonómicas de este tipo sigue siendo la correcta.

Son muy resistentes y pueden utilizarse hasta el final del porteo, la mayor parte de ellas soportan con seguridad un peso de 20Kg.

Hay mochilas como la emaibaby que se anuncian como “adecuadas” desde el nacimiento sin tener que hacer uso de ningún tipo de sistema reductor, pero su uso está limitado hasta los 15 kg aproximadamente, es decir, no duran tanto tiempo como la manduca o la boba.

El peso se reparte entre los hombros y la cadera, lo que lo hace un portabebés muy cómodo para llevar con niños mayores. Su uso es muy sencillo.

Dentro de las diferentes marcas más conocidas que distribuyen mochilas ergonómicas, elegir la más adecuada estará en función de la que resulte más cómoda y de las necesidades y preferencias de cada porteador/a (por ejemplo, la boba lleva estribos incorporados para niños mayores, el sistema de capucha de cada una, accesorios como el sujeta-bolso, la manduca se puede hacer más alta o más baja, el sistema “reductor” para recién nacidos, el diseño…etc).

Ventajas:

  • Pueden usarse desde el nacimiento (con sistema reductor) hasta los 20 kg (aunque para niños recién nacidos lo más aconsejable es el fular).
  • Muy cómodas y fáciles de colocar, suelen llevar una capucha para sostener la cabecita del niño o taparle si se duerme.
  • El niño va colocado en la posición fisiológica, sentado y no colgado, con el peso de su cuerpo sobre sus nalgas, en vez de sobre sus genitales (como ocurre en el caso de otras mochilas más “comerciales” de las que ya hemos hablado)
  • Para cuando los niños comienzan a andar y requieren estar subiendo y bajando del portabebé repetidamente, son muy cómodas de llevar.
  • También son muy aconsejables para la montaña, ya que a diferencia de las mochilas de montaña convencionales, son mucho más ligeras y garantizan la posición adecuada del niño, así como la comodidad y ergonomía para el portador.
  • Permiten las posiciones delante, a la espalda y en el caso de la manduca, también a la cadera.
  • Son los portabebés mejor aceptados por los padres, al considerarlos “más masculinos” que el fular.

Inconvenientes:

  • No es el portabebé más barato, pero dado lo extensivo de su uso, podemos decir que el precio se ve sobradamente amortizado.
  • Para bebés muy pequeños o recién nacidos, es recomendable usar un reductor (incorporado en el caso de la Manduca o la boba 4G) aunque la postura óptima será a partir de los 5-6 meses, cuando se lleve con las piernitas por fuera de la mochila. 

El Mei Tai

Mei Tai porteo

Se trata de un portabebés de origen oriental. Es similar a una mochila pero de tela y su ajuste se realiza mediante nudos sencillos. Se trata de un rectángulo de tela con cuatro tirantes, dos de ellos para anudar a la cintura y dos más para sujetar la parte superior. Dichos tirantes pueden ir acolchados, así como la parte superior de la tela, donde el niño apoya la cabecita. Es más fácil de utilizar que un fular, y parecido a la sujeción que ofrece una mochila.

Va anudado y permite diferentes posiciones: delante, cadera y espalda. El peso se reparte entre las caderas y hombros del portador.
Su uso se recomienda a partir de los 5-6 meses hasta aproximadamente los 3 años de edad. El peso del bebé queda muy bien repartido por los dos hombros, espalda y cadera del porteador/a por lo que es adecuado para trayectos largos.

Ventajas:

  • Al estar el peso bien repartido, permite usarlo durante trayectos largos, como la mochila.
  • Puede usarse desde los 5-6 meses hasta con niños mayorcitos.
  • En general, es posible que haya padres que acepten mejor estos portabebés tipo “mochila” antes que el fular que les resulta más complicado, aunque por supuesto hay de todo.

Inconvenientes:

  • El tema de los nudos, aunque es sencillo, puede restarle atractivo. Hay personas que prefieren otros sistemas de ajuste como los de la mochila.
  • No es apto para recién nacidos.
  • Es un híbrido entre fular y mochila sin aportar ninguna ventaja a uno ni a otro. Es más complejo que la mochila y menos versátil que el fular.

Portabebés ligeros

Portabebés ligero

Hay distintos tipos de portabebés ligeros, entendiendo como tales aquellos que pesan muy poco y se pueden llevar prácticamente en el bolsillo. Además, algunos puedes meterlos en el agua y son aptos para climas calurosos. Son frescos, flexibles y resistentes. Su uso se extiende desde que el niño se sienta (aproximadamente 6 meses) o en cualquier caso, sujeta la cabeza, hasta los 15 kg. El peso recae sobre un hombro del porteador, igual que con la posición lateral de la bandolera, por lo que no son tan cómodos para trayectos largos. Normalmente se usan en la cadera. Algunos van por tallas (como el suppori) y otros llevan una hebilla para ajustar a la talla del/a porteador/a (como la tonga).

Ventajas:

  • Facilidad de uso
  • No pesan nada (unos 80 gr.) por lo que puedes llevarlos siempre contigo.
  • Son frescos y transpirables. No dan calor en verano.

Inconvenientes:

  • No son aptos para llevarlos mucho tiempo ya que todo el peso recae sobre un hombro.
  • Los que van por tallas pueden no servir para dos porteadores si tienen una complexión diferente.

Acerca de Red Canguro

Red Canguro


La Red Canguro, Asociación Española por el Fomento del Uso de Portabebés, es una asociación sin ánimo de lucro que se estableció en noviembre de 2008 con los fines de fomentar el uso de portabebés entre madres y padres y cualquier persona interesada, difundir información relacionada, servir de contacto y apoyo a personas que deseen iniciarse en el mundo de los portabebés, alentar el encuentro e intercambio de información y experiencias entre personas usuarias de los mismos, aumentar el nivel de conocimientos sobre el porteo de bebés en castellano y fomentar y difundir la crianza con apego.

Para más información sobre estos temas, visita www.redcanguro.org